“Para transformar la palabra política en hechos, finalmente” constituye una inmersión en dos de los proyectos más sutiles y comprometidos del artista cubano Carlos Garaicoa (La Habana, 1967). Por una parte, “Para transformar la palabra política en hechos, finalmente” (2009) es una serie fotográfica intervenida manualmente e inspirada en los paneles publicitarios vacíos en La Habana, como los que se usan para la propaganda política. Se trata de un proyecto importante en la configuración del lenguaje formal y conceptual de Garaicoa, sensible a la memoria latente en la sociedad cubana y sus imbricaciones culturales y políticas, plasman “un país donde las ruinas de un viejo orden capitalista se ven metafóricamente aumentadas por el futuro mejor que prometen las omnipresentes campañas gubernamentales de adoctrinamiento”. Abismo (2017), por su parte, es una animación rotoscópica de nueve minutos con música de Olivier Messiaen, interpretada por la clarinetista Mahé Marty. En el año 1941, Messiaen compuso e interpretó su Quatuor pour la fin du temps en el campo de prisioneros de guerra Stalag VIII-A, en Görlitz. Ese mismo año Múnich se había declarado ciudad limpia de judíos. Mediante el gesto y movimiento rítmico de las manos de un falso director de orquesta, la pieza tiene como punto de partida la representación teatral de los discursos de Hitler y su obsesión por la música clásica. Los gestos, que en otro tiempo fueran asociados a la muerte y la intransigencia, se reconvierten bajo el influjo de la música en movimientos gráciles vinculados a la vida y a la existencia, cuasi eterna, de lo esencialmente humano.

Coordina: Santiago Martínez

Sábado, 2 de octubre de 2021

20:00 a 00:00

Galería Guillermina Caicoya. C/ Principado, 11.